“Argentinos, a las causas….”

          Esta es mi frase del año, deudora de Ortega y Gasset, que quiero dejar como una reflexión proactiva. Nuestros políticos y periodistas, genéricamente abordan sólo los síntomas, asumiéndolos como problemas. Frecuentemente culminan sus discursos y comentarios vaticinando que cada cuestión es un “gran desafío” para toda la dirigencia o gobierno de turno. Con esa metodología, impuesta sutilmente por el poder corporativo global, los desafíos serán cada vez mayores en tanto y en cuanto no rozan ni los problemas ni las soluciones.

       Para ejemplificar y explicar esta falla, ignorada por la mayoría de los actores, cito una página web que se ocupa del tema sustentabilidad. La operatividad, en esta tesis, pasa por respetar sólo cuatro pasos. Puede parecer trivial y obvio pero implica otros tiempos, otros espacios y otras conflictividades. Lo urgente no es excluyente de lo importante pero tampoco es alternativo:

“El problema de la componente ambiental de la sostenibilidad mundial ha desaparecido por más de 40 años. Durante ese tiempo millones de activistas dedicados, académicos, científicos y políticos han intentado resolverlo. Pero a pesar de este esfuerzo masivo, la dificultad continúa empeorando sin ninguna solución creíble a la vista.

¿Por qué es esto? ¿Por qué la humanidad ha sido incapaz de resolver el problema?

Porque las soluciones populares no resuelven las causas primarias y fundamentales, desde su raíz. En su lugar, tratan de resolver lo que son de hecho causas intermedias. Las soluciones populares son solo sintomáticas. Tratan la fiebre en lugar de la enfermedad.

Sabemos que esto es cierto porque todos los problemas surgen de sus causas fundamentales. Si una solución falla, sólo puede ser porque no resuelve una o más de las causas radicales

Si queremos soluciones que funcionen, los gestionadores de problemas tendrán que cambiar su enfoque. Deben cambiar respetando estos cuatro pasos principales:

1. Definir el problema

2. ENCONTRAR LAS CAUSAS, DESDE SU RAIZ

3. Hallar soluciones para resolver las causas fundamentales

4. Implementar las soluciones

Estos son los cuatro pasos que establece este enfoque, además de los caminos convencionales: omitir el segundo remite al fracaso. Eso es como un médico que salta el paso de diagnóstico y adivina lo que sería un buen tratamiento (solución): ¿Irías a un médico así? El Planeta Tierra ha ido a un médico así por mucho tiempo…Si esto tiene sentido lógico, entonces el lugar para comenzar las soluciones es dominar la ciencia de golpear en las causas profundas de los problemas.”   http://www.thwink.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *