Archivos mensuales:julio 2016

El sistema de producción agrícola, como variable estratégica, sigue siendo el eslabón perdido del complejo agroalimentario, de la ruralidad y de un ordenamiento territorial. La puesta en agenda de esta problemática demanda un rol más protagónico de nuestra profesión, en términos de diseño curricular, investigación, extensión y docencia (en Revista AgroUns-Julio 2016-Nº 25:12-14)

Ver artículo en PDF

0 Comentarios
Compartir

Enviado al XXV Congreso Argentino Nacional de Suelos. Rio Cuarto.27-06 al 01-07. Córdoba. Argentina

ver póster presentado

El objetivo del trabajo es contrastar los paradigmas de producción agroindustrial y agrosocial en términos de desarrollo humano, seguridad alimentaria y ambiental (actualmente en revisión para publicación)

Resumen

Dentro de una visión que prioriza la integración de las ciencias sociales y naturales, se aborda la ruralidad de Argentina en general y de la región pampeana, en particular. El ensayo remite a una propuesta teórico-metodológica, basada en revisión bibliográfica y elaboración personal. El propósito central es contrastar los paradigmas de producción agroindustrial y agrosocial, por todo concepto. Para ello, se acude a criterios de Economía Ecológica y al enfoque de sistemas. Se presenta una comparación matricial, seleccionando 37 indicadores y 16 variables, en torno a tres ejes conceptuales: el territorio, el desarrollo y la sustentabilidad. Por cada perspectiva, se califican seis atributos, estructurales y estructurantes, de una gestión. Un abordaje del complejo agro-alimentario aparece como el eslabón primario de cualquier estrategia de país enmarcada en un proyecto nacional. El análisis de los paradigmas agrarios resalta la importancia de la calidad de los sistemas productivos, como variable crítica del desarrollo. Frente a la encrucijada civilizatoria del siglo XXI, la reconversión agrícola implica, además, una indelegable responsabilidad política y ciudadana.

Palabras claves: agricultura, paradigmas, sistemas, sustentabilidad, desarrollo.

0 Comentarios
Compartir